Introducción:

La palabra viene de una lengua que tiene poder, poder para bendecir o poder para maldecir. Dios nos quiere enseñar a refrenar la lengua.

Mensaje Central:

Santiago 1:19

Entendamos primeramente que no somos pronto para oír porque tenemos una lengua desenfrenada, entonces el Señor nos tiene que enseñar para refrenar la lengua y a usarla correctamente porque Jesús mismo sabia del poder de la lengua, en Santiago 3habla del poder que tiene la lengua.

Nosotros con esa lengua, que es un miembro muy pequeño, podemos bendecir o maldecir. Estamos viviendo una vida recta, Dios nos enseñara a que refrenemos nuestra lengua y a que la sepamos utilizarla porque esa lengua tiene un poder.

Proverbios 18:21

La lengua tiene un poder que puede dar vida o puede dar muerte, si has ido al Señor debes saber que primero debes ser pronto para oír, porque cuando lo oyes ya te está enseñando a refrenar tu lengua, y luego podrás hablar tal cual como oyes, vas a poder utilizarla correctamente.

Hay un límite muy estrecho entre lo que hables y lo que vives

Proverbios 10:11

Cuando tú hablas bien porque has oído bien, tu boca es manantial de vida

No te acostumbres a hablar mal, cuando no eres pronto para oír puedes acostumbrarte a oír mal y hablar mal, darle lugar a cualquier espíritu.

Por la palabra, yo conozco a Dios, por mi palabra me conocen a mí.

¿Quieres conocer a las personas? Déjelo hablar pero prueba todo espíritu, no recibas toda palabra.

Si tus palabras son buenas, correctas, de un justo, tú vas a vivir vida en abundancia. Cuando tú hablas bien de tu familia, de tu esposo/a, hijos, es un manantial de vida, si hablas mal habrá quebrantamiento, habrá maldición.

Proverbios 16:23

Proverbios 15:4

Tu lengua puede traer alivio, animo, consuelo, sanidad, restauración, bendición, vida; mire lo importante que es dejarse ministrar por el Señor.

Proverbios 12: 17 y 18

Si hago verdad estoy declarando justicia en mi vida

Hay hombres cuyas palabras son como golpe de espada, que traspasa, las palabras de ese hombre van a causar dolor, herida, destrucción, es algo que va a arruinar al otro.

Tú eres un sabio, Dios te está entrenando, eres pronto para oír, tardo para hablar, ahora tienes oído para oír al Señor.

Salmos 64:2 al 7

Todo aquel que habla mal de ti, será herido; todo aquel que te maldice será maldecido.

Cuando el enemigo te tienta a hablar mal, acuérdate, eso te viene con plaga, y vas a terminar cayendo, cuando tú no has oído y eres un desenfrenado con tu lengua enseguida se te nota porque te empiezas a enojar, empiezas a cometer tonterías, locuras. Aprende a reaccionar antes de caer en hacer beberías, porque estas trayendo plagas, maldición.

Jesús sabia de las consecuencias que traía hablar mal…

San Marcos 11:14, verso 20 al 23

Es tan importante lo que tú dices que en un solo versículo Dios clarifico la importancia de lo que habla tu lengua, debes hablar conforme a lo que crees.

Conclusión:

Tú no tienes que hablar por hablar, la gente te va a tentar que hables, tú lo que sabes es lo que dice el Señor, si hablas, habla palabra.

Habla bien de tu familia, deja que Dios te enseñe a usar tu lengua correctamente.