Introducción:

Esta palabra viene en un tiempo en el que debemos aprender a tomar sabias decisiones.

Mensaje Central:

Deuteronomio 30: 14 al 16

Tu restauración, tu bendición, no está lejos, está en el corazón y en la boca.

Nosotros tenemos un estilo de vida, estamos viviendo la vida de Dios, esa vida en la cual tiene algo que esta aliada por siempre, eternamente, y ese es el BIEN. Cuando tu aceptas por la vida, el bien esta aliado por siempre.

Romanos 10:8 al 11 // 6:23

Deuteronomio 30:19

Fíjese que el Señor reafirma y dice: “¡tengan cuidado!, ¡ustedes tienen que escoger, decidir!”.

Todos en verdad están deseando vivir la vida, pero la biblia dice que debemos determinarnos para vivir la vida, y puedes escoger la vida o la muerte, que te vaya bien o que te vaya mal. Hoy hay mucha gente que les va mal en la vida por decisiones que han tomado.

Dios nos da una gran responsabilidad de decidir.

 Nos ha dado la respuesta, que es la vida, es Jesús.

Deuteronomio 23:4 y 5

Esto es para creyentes… cuando un día aceptamos a Jesús, y confesamos con nuestra boca nuestros pecados, fuimos libres. Dios convirtió la maldición en bendición.

Dios espera de nosotros que decidamos por la vida. Cuando alguien te maldice Dios esta convirtiendo esa maldición en bendición para tu vida. Porque tú decides por la vida.

Capítulo 30:19

Tenemos una gran responsabilidad porque tenemos la vida y la muerte delante de nosotros, y es un gran privilegio a su vez. También hay un aliento muy grande; si tú decides por la vida, van a vivir la vida tú y tu familia, deja de llorar por tu familia, serás salvo tú y toda tu casa, es un aliento que viene de Dios si entiendes la responsabilidad que tienes. La exhortación de Dios dice: “¡escoge la vida!”.

La vida es un don de Dios, tienes el favor de Dios, aun cuando te maldigan. El favor de Dios convierte la maldición en bendición.

Pero cuando tú escoges la muerte, el favor de la vida no está sobre ti, espiritualmente estas muerto, y no está la bendición.

Si tú escoges la vida, rápidamente confesaras tus ofensas,

Aceptaras el concejo que te han dado para bien.

Verso 20

¿Sabes dónde está la vida?, en Dios, amándolo… pero debes escoger, porque el amar es una decisión, tú tienes que decidirte, determinarte, tienes que escoger amarlo al Señor. Escoge amando a quien es la vida, tú no puedes decir que amas la vida si no la has escogido en verdad.

Conclusión:

Cuando tú escoges amarlo, Él es el centro de tu vida, Él es el Señor de tu vida.

Si tu decidiste por la vida, si tu andar es en la vida, a ti te ira bien.