Introducción:

Siempre tenga presente que la palabra que Dios envía, a Él no vuelve vacía, esa palabra hará en nosotros todo lo que Dios quiere, por eso es importante que no recibas la palabra como de hombre sino como de parte de Dios, que va a actuar en tu vida. Si la recibes como palabra de hombre nada hará en ti, pero si la recibes como palabra de Dios entonces hará contigo todo lo que Él quiera, y la hará prosperar conforme al propósito con que la envió, ¿Y cuál es ese propósito? Que el hará milagros a través de ti.

Mensaje Central:

Hechos 28: 1 al 10

Si usted estuviera en el mismo lugar que Pablo, en la misma situación, ¿cómo reaccionaría?

En medio de la adversidad van a ocurrir cosas, que si tú las ves que son la gracia de Dios a tu favor, Dios te usará a favor de otros con milagros, todo lo que sucederá alrededor será para tu favor.

Pablo descubrió que era la gracia del Señor; hay muchas veces que Dios manifiesta su gracia para contigo y tú no captas que es para ti, no la estás viendo como la gracia del Señor y no la sabes aprovechar.

Tu acción, después de esa gracia que dices reconocer, habla si en verdad la haz reconocido.

Cuando tú reconoces la gracia de Dios nadie te tendrá que empujar. Pablo inmediatamente fue a buscar ramas para favorecer a todos los hermanos que estaban con frío.

El mayor bendice al menor, el que quiere ser mayor tiene que ser primero servidor de todos. Si reconoces la gracia no te van a tener que estar empujando para hacer las cosas.

Cuando Dios hace un milagro a través de ti es la justicia divina obrando, descubre su gracia en ti, en todo lugar, está atento al despertar. No te levantes en contra de la gracia que Dios quiere poner sobre tu vida para bendecirte.

Ten cuidado, porque cuando tu intentas ser aquel que Dios quiere utilizar, se te va a levantar el mismo diablo, como la víbora a Pablo, que quiso atacar aquella mano misericordiosa, esa mano que luego fue utilizada para orar por un necesitado y que ocurra el milagro.

Cuando tú reconoces la gracia de Dios, empiezas a avivar el fuego, y cuando el fuego comienza a avivar, la víbora aparece escapando del fuego.

Conclusión:

Cuando se levanta esa víbora de calumnia está esperando que tú revientes, que no puedas más. Pero tú mantente firme, guárdate, que no vas a reventar, no vas a terminar mal, vas a terminar alabado por los mismos que te calumnian.

Te vas a sorprender de personas que va a usar Dios para reconocerte, para exaltarte, para bendecirte. Cuando las personas vean que tú te mantienes firme ante las calumnias

Pablo no permitió que la víbora lo anule, la azotó en el fuego. En Ese mismo fuego que estas avivando vas a condenar a satanás y podrás ser usado por Dios para milagros, cuando impongas tus manos, ocurrirán milagros.