Introducción:

En Ezequiel el Señor le dice al profeta que lea de Su palabra y que luego vaya a hablarles a otros.

Cuando recibes las buenas nuevas es para compartir, las buenas nuevas no la reciben los egoístas, tienes que ir y la tienes que compartir con otros.

¿Estás dispuesto a ir y compartir el evangelio a otros?

Mensaje Central:

Romanos 10: 13 al 17

Al hacerlo vas a ser amado pero a la vez vas a ser odiado a causa del evangelio. Tienes que saber que habrá gente que va a aceptar la palabra pero también va a haber gente que no se va a querer convertir y van a querer que tú te conviertas a ellos, además te pelearan, vendrán palabras malignas que vendrán contra ti. Y Dios no te va a enviar allí sin su protección, Dios dice que te pelearan pero no te vencerán; Porque Él ira contigo.

Isaías 54:14 al 17

Tú vas a condenar toda lengua que se levante contra ti, esa palabra maligna será cancelada, tú seguirás llevando las buenas nuevas del Señor.

Si tú no practicas esa herencia puedes terminar mal.

Cuando tú quieres hacer el bien habrá gente que te pagara con mal. Pero eso, aunque tengamos que sembrar con lágrimas lo vamos a hacer porque vendremos con la preciosas gavillas.

Romanos 12:3

Filipenses 1:27

El Señor dice en su palabra que ungirás con aceite y la oración de fe sanara al enfermo, el caído se levantará y aquel que cometió pecado le será perdonado, esa es nuestra fe. Vamos a unir las medidas de fe que Dios nos ha dado y la vamos a defender, porque hallaremos palabra, la comeremos y saldremos a ungir, a orar, eso es defender la fe, es ponerla en práctica.

1 Tesalonicenses 5: 12 al 15

Si vamos a trabajar en equipo y no se nos va el humo a la cabeza vamos a tener en cuenta a los que trabajan entre nosotros.

Tú tienes que tener paz para con los que amonestan porque cuando te amonestan te están amando, déjate querer.

Conclusión:

Imagínate que vas a orar por un enfermo y tú le hablas diciendo con tu fe que será sano, hay gente que te dirá: “¡sí! Clama que lo necesito, que estoy caído”, tu clamaras y serán salvos y sanos, pero otros se reirán de ti, se burlaran, mas tu confía en Dios y recuerda que el estará contigo hasta el fin del mundo.