Introducción:   

La calidad de tu vida dependerá de la palabra que tú digas. Vas a tener que entender el valor de la palabra, en tu lengua está el poder de la vida y de la muerte por eso recuerda que Dios te pone delante de ti la vida y la muerte y te aconseja a que escojas la vida.

Mensaje Central:

Proverbios 18: 20 al 21

Ten cuidado porque tu vida va a ser conforme a lo que tú digas, no hables por hablar, cuidado con lo que dices. Revisa lo que vas a decir, antes alinéalo con su palabra, asegúrate de que sea Su palabra en tu boca.

Nosotros podemos decidir cuál va a ser nuestra vida, tú tienes la capacidad de decidir bien, todo depende de ti.

Verso 22

Dios todo creo por su palabra. Él se comunica contigo por la palabra, al igual que tú con alguien más te comunicas mediante la palabra.

Tu esposa es el bien para ti cuando tú usas correctamente la palabra.

Salmos 141: 3 al 4

Ten cuidado de lo que dices porque es ahí donde se va a inclinar tu corazón. Cuando no puedes refrenar tu corazón, se inclina hacia lo malo.

Salmos 39:1 al 2

Atiende al camino del Señor porque si no le pones freno a tu boca y a tu lengua, tu corazón puede inclinarse a hacer lo malo.

Si logras poner el freno en tu boca, todo tu cuerpo va a tener dominio propio.

Salmos 107: 17

La aflicción es algo que no te deja levantar cabeza, no te deja relacionarte con los demás, esto es por la rebelión y por las maldades. El alimento para tu alma es la palabra de vida y no de muerte.

¿Cuantas veces te has levantado por la mañana y no has tenido apetito por la palabra?, ¿Has sido hacedor de la palabra? cuando eres un oidor olvidadizo, habla de que tu alma está enferma… no tienes apetito, y no te interesa hacer nada a la manera de Dios.

Pero hay oportunidad para todos…

Verso 19 al 20

¡Dios te está librando de la aflicción!

Mateo 12: 31 al 33

La iglesia es del Señor Jesús, si tú estás hablando mal de la iglesia y de lo que hace, estas blasfemando contra el Espíritu Santo. La palabra blasfemia significa calumnia.

Cuando habla de árbol está hablando del corazón y cuando habla del fruto habla de tu boca. Jesús daba  entender de qué hablan mal porque su corazón estaba mal, entonces calumnian, y los hace maldito.

La palabra es semilla.

Conclusión:

Santiago 3:5

Mateo 12: 34

Tu lengua tiene que estar bajo el control del Señor. Habla con dominio. Si quieres que te vaya bien, refrena tu lengua, antes de decir, piensa bien lo que vas a decir.

Proverbios 26: 18